jueves, 23 de septiembre de 2010

Nikon CLS combinado con células ópticas. Parte 2.

En la primera parte de este artículo hablaba sobre las posibilidades del sistema CLS de Nikon, cuando todos los flashes a utilizar no son compatibles con CLS.

La mayoría de las afirmaciones que hemos visto y veremos a este respecto en mis artículos, podrán ser generalizables a otros sistemas de control inalámbrico de flash de última generación (Canon, Olympus, ...). No obstante, yo trabajo con Nikon y mis afirmaciones son el resultado de pruebas en la práctica de mi trabajo diario con Nikon. No puedo asegurar con la misma certeza que el 100% de casos se cumplan con los equipos de otras marcas que no he probado. Os animo a probarlo con vuestros equipos.

Tras esta advertencia, continuo a partir de ahora hablando de mi caso particular, sabiendo que el lector presupone una potencial generalización al resto de fabricantes.

Considero el sistema CLS como una herramienta muy útil, con una capacidad de sincronización certera (excepto en situaciones con exceso de luz ambiente, que pueda "cegar" las células receptoras... e incluso en esos casos, hay soluciones alternativas, que veremos más adelante).

Trabajar con CLS permite modificar contínuamente parámetros desde la cámara, sin necesidad de entrar en la escena y/o moverse entre flashes contínuamente (perder tiempo, distraer a quien esté posando, ...), permite mantener la posición exacta del flash una vez tenemos la distribución de luces que nos interesa (manipular el flash para modificar su potencia, nos arriesga a moverlo involuntariamente). Entre otros valores, podemos modificar: el modo de exposición de las unidades del flash (manual, automático, TTL), su potencia, su compensación en TTL, anular alguna de las unidades si queremos probar "cómo quedaría la imagen sin disparar ese flash en concreto", sincronizar a alta velocidad, etc.

Sin embargo, hay en ocasiones en las que necesitamos más puntos de luz que flashes CLS tenemos... y en algunas de esas ocasiones, puede ocurrir que tengamos más unidades de flash, potentes, de calidad, con célula óptica incorporada (o células ópticas que podemos incorporarle, como veíamos en el capítulo anterior), pero esas unidades de flash no son compatibles con el sistema CLS...

¿Estamos perdidos?
No !
(la pregunta, obviamente, era retórica)

Nuestra solución es incorporar nuestras unidades de flash anticuadas (pero útiles) al sistema y así, disponer de más puntos de luz para nuestro esquema de iluminación. En algunos casos, iluminaremos perfectamente con dos unidades de flash... pero en otros, necesitaremos tres... o cuatro.

Cuando ésto nos ocurra, sería útil poder recurrir a las unidades de flash "no-CLS" que tenemos, e incorporarlas como iluminadores a la escena. Si conseguimos que todos los destellos se produzcan a la vez (los flashes CLS, junto con los más antíguos), todos estarán iluminando la escena. En este caso estaremos trabajando con un sistema CLS combinado con células ópticas.
Esta solución, adquirirá realmente su significado pleno (es decir: será realmente una "solución"), si hacemos lo posible por evitarnos una experiencia desagradable: que la célula óptica de nuestro flash "anticuado" no se dispare con el predestello y por el contrario lo haga sincronizando con la obturación.

NOTA:
Actualmente hay células muy económicas que facilitan esta labor (células "digitales" o "inteligentes"). Su labor es obviar el predestello de nuestro flash "master" (el que "analiza" la escena y, como su nombre indica, se emite previamente al destello de la iluminación) y disparar con el segundo destello (el que coincidirá con la exposición y provocará el disparo de las unidades de flash CLS).
Sin embargo, ... puede darse el caso de que ya tengamos unidades de flash con células incorporadas (generalmente de buena calidad, como en el caso del Nikon SB-26) o ya dispongamos de células ópticas "no digitales", pero de calidad (como es mi caso con las Metz Mecalux 11)....
... en ambos casos, ya tenemos células de destello.
Si no imprescindible, prefiero utilizar las células que ya tengo. Al fin y al cabo este artículo trata sobre cómo aprovechar el material que ya tenemos (que puede haber quedado "aparentemente obsoleto", pero que funciona!).
Por tanto, prefiero intentar seguir en esa línea: aprovechemos lo que ya tenemos!

Sigamos...

Para explicarlo de forma más sencilla, pondré un ejemplo concreto: en las imágenes que ilustran las dos partes de este artículo, trabajé con tres unidades de flash: Nikon SB800, Metz 48AF-1 y Nikon SB-26. Los dos primeros son compatibles con el sistema CLS. El tercero no lo es.

Estas tres unidades de flash fueron las utilizadas para iluminar el siguiente retrato:

(c) Miguel Angel Muñoz Pellicer / www.photomamp.com

El planteamiento de partida es muy sencillo: si el flash no compatible con CLS debe dispararse sincronizándose con el disparo... debe percibir el destello coincidente con la obturación y sólo ese destello. Es decir: deberá ver la luz de alguno de los flashes que iluminarán la escena, pero no debe ver el "master" (puesto que el master emite un predestello que podría disparar al flash "no CLS" antes de tiempo).

Por tanto, debemos "ocultar" el SB-26 (no-CLS) del flash "master" (que en este caso era el flash incorporado en mi Nikon D300), a la vez que le dejamos "ver" algún flash CLS que vaya a iluminar la escena. Así es como lo hice en la anterior imagen.

En este caso resultó muy sencillo: el esquema de iluminación es un "Clamshell" (hay un esquema gráfico al final de éste artículo), complementado con una luz de contorno que viene desde detrás.

En un Clamshell, hay dos luces frontales que se dirigen hacia una misma área (en retrato, es el rostro, generalmente). Éstas se ubican en el mismo eje vertical a diferentes alturas e inclinadas: una de ellas ilumina desde una posición baja ("apuntando" hacia arriba con unos 45º) y la otra está elevada ("apuntando" hacia abajo con una inclinación de unos 45º). Así, las luces procedentes de ambos iluminadores se acaban encontrando en una misma zona, eliminándose mútuamente las sombras si están a la misma potencia (o reduciéndolas, si las potencias no son iguales).

Continuando con el ejemplo anterior, la solución es sencilla: las dos luces del clamshell están producidas por dos unidades de flash CLS (SB800 y Metz 48 AF1) y la luz de contorno o "contraluz" está producida por un flash "no CLS", escondida detrás de la cabeza.

Con esta disposición de luces, los dos emisores que producen el "clamshell" serán disparados por el sistema CLS (obviando el predestello, puesto que son flashes compatibles con el sistema CLS). Cuando éstos se disparen, harán que la célula óptica del flash escondido detrás de la cabeza se dispare también, sincronizándose con la obturación. Este flash "escondido" no recibirá el predestello (justamente por estar escondido) pero sí recibirá el destello de las unidades de flash del "Clamshell" (puesto que su área de iluminación se extiende más allá del rostro.

Bien, sencillo ¿no?

¿Podemos aplicar, por tanto, esta fórmula siempre?
No!
(obviamente, ésta era otra pregunta retórica).

Como ya he comentado en varias ocasiones a lo largo de los artículos de este blog, es mejor que no aprendamos "trucos" como soluciones inflexibles. Es mejor que entendamos "cómo" funciona la luz, sus emisores, la técnica, etc. de una forma flexible, en lugar de que aprendamos "trucos" (que suelen ser soluciones parciales, falibles e inflexibles).

Esta solución (Clamshell más contraluz para poder combinar CLS con células ópticas) no es infalible. De hecho, a continuación veremos un caso, entre varios posibles, en el que no es útil.

Propongamos un retrato de características similares al anterior en encuadre y esquema de luz... pero introduzcamos una nueva variable: el movimiento.

(c) Miguel Angel Muñoz Pellicer / www.photomamp.com

La imagen anterior tiene un encuadre cercano, similar a la primer retrato que veíamos en el artículo, y el esquema de iluminación es el mismo (a excepción de que añadí un filtro de gel rojo a la luz de "contraluz" lo que supone un cambio en la calidad de la luz, pero no en su ubicación).

Para darle más dinamismo a la imagen añadí el movimiento del pelo. Puesto que no tenía un ventilador potente en ese momento, el movimiento del pelo debía crearse con el movimiento de la cabeza.

¿Qué ocurre en este caso con nuestra solución anterior?
Que falla en más del 50% de ocasiones.
¿Por qué?
Porque la cabeza en movimiento deja la célula óptica al descubierto justo antes del disparo.

En este nuevo caso, cuando se produce el predestello, la cabeza no ha llegado a su posición final (en la que oculta la célula óptica). Por tanto, el flash de contraluz "ve" el predestello del flash "master" y se dispara con él (es decir, antes de tiempo). Cuando las unidades de flash CLS destellan para iluminar el rostro en su posición correcta, el flash de contraluz se acaba de disparar y está cargando... por tanto, tenemos una imagen iluminada con "Clamshell", pero sin contraluz.

¿Qué solución tenemos entonces?
De nuevo, una relativamente sencilla: el sistema CLS permite una comunicación realmente eficaz entre el flash master y los flashes "esclavos" (eficacia que se multiplica trabajando en interiores con poca incidencia de la ambiente). Aunque no esten viéndose frontalmente, el "master" será capaz de disparar los flashes esclavos, más fácilmente de lo que dispararía una célula óptica (gracias a esta sensibilidad del sistema CLS, podemos disparar dos flashes en "Clamshell" cuando no están viendo "frontalmente" al flash master).

Esta diferencia de sensibilidades es la que nos resultará útil: cambiaremos la posición del flash superior, por el flash de contraluz.

En la nueva distribución de luces, tenemos:
- Luz inferior del "Clamshell": flash compatible con CLS.
- Contraluz: Luz compatible con CLS (nos asegura que el flash se dispare con la obturación y no con el predestello, durante el movimiento de la cabeza).
- Luz superior del "Clamshell": flash no compatible con CLS (su célula óptica no recibirá la luz del flash "master", pero sí recibirá el destello de las otras dos luces. Por tanto se disparará coincidiendo con el destello real y la obturación).

A continuación tenéis otra toma de la misma serie y el esquema de iluminación empleado para las tres fotografías. La única diferencia entre las imágenes radica en "dónde estaba" el flash no compatible con CLS.
(c) Miguel Angel Muñoz Pellicer / www.photomamp.com

Espero que este artículo te sea de utilidad.

¿Preguntas, cuestiones, opininones, dudas, ...?
Puedes utilizar la herramienta de comentarios para ello.

Obviamente, también puedes utilizar el email... pero los comentarios generan un feedback que incrementa la utilidad de este artículo también para otros lectores.

Gracias por llegar hasta aquí!