viernes, 3 de septiembre de 2010

Nikon CLS combinado con células ópticas. Parte 1.

Iluminación con flashes portátiles: clamshell más luz de recorte
(c) Miguel Angel Muñoz Pellicer / www.photomamp.com
Modelo: Andrea Rubio

Hace poco volvimos a hacer una sesión con Andrea Rubio. Ya hemos trabajado juntos en varias ocasiones y siempre es un placer repetir. Me parece un magnífica modelo.
Puedes ver otra imagen de esta sesión en mi galería de flickr:

Trabajamos en una sesión más larga de lo habitual, realizada en interiores y exteriores. Tenía planificadas una variedad de imágenes que requerían bastantes cambios de luces y algunos experimentos. Los cambios de luces, estaban dirigidos a lograr la diversidad que mi trabajo editorial requiere habitualmente; respecto a los experimentos, están especialmente dirigidos a los nuevos cursos de iluminación que estoy preparando.

Aprovecho para adelantar alguno de esos contenidos en este blog: cómo combinar un sistema de iluminación inalámbrico exclusivo (como el Nikon CLS), con unidades de flash no compatibles con el sistema (flashes antiguos y/o de otros fabricantes).

Ésta es una pregunta que suelo encontrar en ocasiones y que más o menos responde a ésta fórmulación:
bien! ya tengo una cámara con sistema propio de disparo inalámbrico... ¿necesito que todos los flashes sean compatibles con el nuevo sistema?...
... u otra forma (más preocupante) de hacer la misma pregunta...
¿Me he de comprar todos los flashes nuevos otra vez?
...
La respuesta es no... todos, no.
Obviamente, si queremos utilizar el sistema CLS, alguno de los flashes deberá ser compatible con el sistema; pero podremos aprovechar nuestro flash antiguo para integrarlo en el conjunto de iluminación y no tenemos que comprar todos los flashes nuevos

Antes de continuar, un pequeño inciso: con sistema inalámbrico exclusivo, me refiero de forma general a los sistemas nativos e inteligentes que los nuevos fabricantes incorporan en sus cámaras (iTTL-CLS en Nikon, eTTL en Canon, etc.). Es un sistema de disparo sin cables, que permite sincronizar los flashes con la obturación y que funciona como si éstos estuviesen físicamente conectados a la cámara (en zapata o mediante cable). De este modo, se mantiene un flujo de información entre cámara y flash que antes sólo se lograba con la conexión física (control y regulación de la potencia de destello desde la cámara, comportamiento perfectamente integrado entre ambos, TTL, etc.).

Puesto que en mi caso trabajo con nikon, mi explicación a partir de este punto se centrará en el uso del sistema CLS como modo de disparo. Tanto para flashes compatibles con CLS, como para flashes antiguos no compatibles con dicho el sistema.

Tras la aclaración, continúo...

Como decía, la respuesta a la "preocupante" pregunta es no. No he de comprar todos los flashes compatibles con el nuevo sistema. O dicho de otro modo: puedo aprovechar algunos de mis flashes anteriores para tener más "puntos de luz" en mis fotografías.

La forma de solucionar este problema es bastante obvia. Por tanto, entenderé que algunos lectores no continúen a partir de este punto....

Por el contrario, si en tu caso la respuesta no te parece tan obvia, no te preocupes. Todos hemos pasado por ese momento en el que creemos entrever la respuesta pero no estamos seguros. Todo medio técnico pasa por un proceso de aprendizaje y si a ese medio le añadimos la evolución y aparición casi semanal de nuevos productos, que permiten nuevos usos y nuevos modos de trabajar (como es el caso de la fotografía), yo me atrevería a decir que el proceso de aprendizaje es contínuo. De hecho, yo aprendo cosas nuevas cada día: en iluminación, composición, retoque... siempre puede haber una nueva forma de ver (y hacer) las cosas. Si no fuese así, tal vez este trabajo me gustaría menos.

Bien, queda claro (creo) que llegados a este punto, si nos apetece seguir leyendo, tampoco debe ser un problema, así que vayamos a ello!

La fotografía que aparece en la cabecera de este artículo está iluminada mediante 3 puntos de luz: un flash Nikon SB800, un Metz 48 AF-1 digital y un Nikon SB26.

Los primeros dos flashes son compatibles con el sistema Nikon CLS. El tercero (SB26) no lo es.

Podría haber empleado un sistema de disparo por radio. Por supuesto. En ese caso, todos los flashes se hubieran encontrado en las mismas condiciones. Pero si hubiese trabajado así, no estaría ahora aquí contándoos esto :)

¿Qué razones tengo para escribir, por tanto este artículo? varias.

La primera: me gusta disponer de las máxima alternativas tanto para mi trabajo fotográfico, como para mis cursos de iluminación. En este último caso, quiero que cada asistente, en su situación concreta, con su equipo, pueda tener una alternativa que le resulte útil (es decir, que le permita hacer lo máximo con la mínima inversión... o incluso sin hacer ninguna inversión).

En muchas ocasiones (o en algunas, al menos), pensamos antes en "qué necesitamos comprar para obtener determinados resultados" que en "qué podemos lograr con lo que ya tenemos". Esto ocurre especialmente cuando parte de nuestro equipo (digamos las unidades de flash en este caso) es antiguo y parece obsoleto o incompatible con nuestro equipo actual. No siempre tiene que ser así.

¿Esto quiere decir que no compremos? tampoco (hoy muchas muchas de mis repuestas son negativas... pero sólo parcialmente).
Ésto quiere decir que podemos comprar de forma más reflexiva, invirtiendo en construirnos un equipo más versátil, que pueda responder a situaciones más variadas... y si podemos evitar inversiones superfluas, con el dinero que nos ahorramos en ellas, podemos comprar ese artículo que tanto nos gustaría pero parece inalcanzable (cada cual en su situación sabe a qué me refiero: esa cámara, objetivo, sistema de disparo por radio de nivel medio-alto, portátil de 10 pulgadas, bolsa de equipo nueva, tarjetas, tele luminoso...)

Bajemos de las nubes de nuestra "WishList" y volvamos al tema.
Es posible que alguien está leyendo este artículo y piense algo parecido a:
"vale, vale... de acuerdo... éste trabaja con un flash anterior el sistema CLS... pero uno de los buenos! el SB26, que dispone de célula óptica para disparo por simpatía incorporada en el cuerpo. ¿Qué pasa en mi caso si yo tengo un flash más antiguo que no tiene célula de destello?"

Pues sencillamente, no pasa nada!

Yo trabajo también con un Nikon SB25 (por fuera es casi igual que el SB26... pero no tiene célula de destello). ¿Cual prefiero de los dos? Simplemente utilizo el que más tenga a mano!

Si voy a trabajar con disparadores por radio (otro día hablaremos sobre cómo trabajo con ellos, especialmente sus usos alternativos), ambos se comportan igual. Si, por el contrario, voy a trabajar con un sistema óptico de disparo (como el CLS), utilizo una célula óptica externa. En mi caso particular, la Metz Mecalux 11.

¿Alguna razón en especial para utilizar esta célula? digamos tres:

1- Trabajo con ellas desde la época analógica, cuando disparaba los flashes "por simpatía" trabajando con mi Nikon FM2 o la Nikon F3. en aquella época no había la variedad de células ópticas que hay actualmente. No era necesario el uso de células "inteligentes", puesto que no existía el "predestello" (excepto para algunas cámaras posteriores, con la función "anti-ojos-rojos"... la FM2 y la F3 no la tenían).
Por tanto, si ya tengo estas células, he de intentar aprovecharlas!

2- Si las tengo desde la época analógica (hablo de mediados de los 90) y siguen funcionando perfectamente. es que son lo suficientemente robustas como para seguir mereciendo una oportunidad.

3- No son inteligentes. Es decir, no obvian el predestello... pero la célula incorporada en el SB26 tampoco tiene esta función. De modo que incorporando una de estas células en el SB25, lo convierto (a efectos prácticos) en un SB26!
No necesito nada más para empezar.

Bien... tenemos claros todos los preámbulos... vayamos al tema de la compatibilidad:
¿Como evito los defectos y aprovecho las virtudes de un sistema como el CLS?

Es bastante sencillo: si tenemos en cuenta todos los riesgos (defectos) y todas las capacidades (virtudes), prácticamente el sistema habla por si mismo:

El riesgo fundamental de un sistema óptico inalámbrio avanzado, es el predetello que emite el flash de control o emisor (master /  commander). Bien sea el incorporado en la cámara o uno instalado en su zapata que cumpla esa función (según el modelo de cámara).

La virtud fundamental de este sistema es que puede disparar, con plena seguridad, diversas unidades de flash ubicadas en lugares muy distintos y controlar sus potencias y funciones desde la cámara

Por tanto, la solución (a grandes rasgos) es: hemos de ubicar el flash no compatible con el sistema CLS de forma que quede oculto del flash master, pero "vea" directamente cualquiera de los flashes que iluminarán la escena.

¿Existe una fórmula de aplicación general en la práctica? más alla de la expresada en el párrado anterior, no.

Crear "trucos" o "fórmulas milagrosas" que (aparentemente) funcionen siempre, suele llevar sólo a "aparentes soluciones". Éstas suelen ser poco flexibles (poco creativas) y poco reflexionadas. Apoyarnos en fórmulas poco razonadas, puede platearnos problemas cuando de repente fallan (y eso ocurre!) porque no nos dan las suficientes herramientas para solucionar los imprevistos. Además, requieren de más memorización (lo que tampoco veo útil).

Es mejor que reflexionemos en cada escena, según el esquema de luces que estamos empleando y los posibles movimientos que vayan a producirse durante las tomas (movimientos de las/los modelos, de la cámara, del set completo).

De hecho, veremos mediante un ejemplo concreto cómo, para un mismo encuadre final y una misma iluminación final, hay que emplear dos ubicaciones distintas para los flashes. Esta necesidad de modificación vendrá condicionada por otras razones, que no tienen que ver ni con el encuadre, ni con el esquema de iluminación...

... pero eso será en la segunda parte!

Seguiremos con ella pronto.
Mientras tanto, todos vuestros comentarios, dudas, consultas, etc. son siempre bienvenidos.