miércoles, 3 de febrero de 2010

2. Esquemas básicos de Iluminación. Parte 5. Trabajando con 2 ventanas

Resolución de un problema práctico: ¿Cómo iluminar frontalmente a la modelo por ambos lados e iluminar homogéneamente el fondo, con sólo dos ventanas?

En ocasiones, podemos encontrarnos con lo que (creemos) es una limitación: sólo tenemos 2 ventanas, o sólo tenemos 2 paraguas (este ejemplo sirve para ambos casos)...
... ni un punto de luz más...
... ningún reflector u otro accesorio...

Cuando queremos iluminar a la modelo frontalmente por ambos lados y también queremos iluminar el fondo para eliminar las sombras y obtener una luz homogénea, lo habitual suele ser emplear dos luces para la modelo y una tercera para el fondo...

... pero...

¿y si creemos que tenemos un problema porque sólo disponemos de dos focos (por ejemplo dos ventanas) y no tenemos reflectores, ni ningún otro accesorio?

Puede ocurrir que un tercer foco se haya estropeado, o que sólo tengamos dos focos por el momento y "nos pille" sin ningún reflector.

NOTA: por supuesto, esto es dificultar las cosas voluntariamente.
El fin de estas dificultades voluntariamente buscadas, es obtener el máximo rendimiento de los focos. Obviamente, en la realidad, cualquier cosa puede servirnos de reflector... y cualquier flash de mano podría iluminar perfectamente el fondo (si las luces principales no tienes demasiada potencia).


Este ejemplo nos ayuda a solucionar ese "aparente" problema:


La explicación es muy sencilla y se basa en ciertos temas que veremos más adelante en este mismo curso; pero que no viene mal adelantar algo parcialmente:

Una ventana proyecta un haz de luz de cierta amplitud (en el caso de una ventana, sería aproximadamente la sección de una pirámide de base cuadrangular, cuya área más estrecha está en la parte delantera de la ventana).
Si dirigimos las ventanas directamente a la modelo, ésta recibe la luz central emitida por la ventana, a la vez que la zona periférica de luz, más cercana al fondo, lo ilumina parcialmente...
... pero la zona periférica de luz más cercana a la cámara se pierde.

Con este esquema aprovechamos todo el haz de luz:
Hemos rotado la ventana ligeramente hacia el fondo. Así, la modelo está iluminada por la zona limítrofe del haz de luz más cercano a la cámara (no perdemos esa zona de iluminación).

A su vez, la zona central y la más cercana al fondo, iluminan éste último superponiéndose las luces procedentes de las dos ventanas.
De este modo eliminamos las sombras y obtenemos una iluminación homogénea en el fondo.

Para lograr el equilibrio entre la intensidad de luz que recibe la modelo y la que recibe el fondo (que podemos modular a voluntad), sólo hemos de modificar las distacias combinadas, para regular las caidas en la intensidad de luz que queramos (para la modelo y para el fondo). Estas distancias son:

- Ventanas / Modelo
- Modelo / Fondo
- Ventanas / Fondo

Con la ayuda del fotómetro (mi preferido es el spot), encontraremos el punto de equilibrio que más nos interese. Sólo tenemos que mover modelo y/o ventanas.

Añado esta información gracias al comentario de un compañero:
No comenté en la introducción al tema que, en este caso, pretendíamos obtener una imagen con volumen acentuado (mayor luz en los lados que en la zona frontal)
...pero...
¿y si quisiésemos una luz más plana en el rostro? ¿podríamos lograrla con el mismo esquema? ¿cómo?

Simplemente deberíamos rotar los focos mínimamente hacia la cámara, hasta que las luces de ambos lados se superpongan en el rostro (al tener la misma potencia, anulan sus sombras).
En la situacion en la que se hizo la fotografía, el área de fondo iluminada era muy amplia (más de lo que aparece en la imagen). Por tanto, seguiríamos teniendo el fondo iluminado de forma plana.

Si no fuese así (si empezásemos a ver una perdida de luz hacia los márgenes del fondo), y quisiésemos:
A) Mantener el fondo iluminado de forma plana, y ...
B) Mantener la diferencia de luz entre modelo y fondo...
¿Que haríamos?
Alejar ambos focos por igual (manteniendo su angulación con respecto a modelo y fondo). De ese modo aumentamos la amplitud de área iluminada en el fondo de forma plana y la diferencia de intensidades entre él y la modelo.
Obviamente, deberemos volver a usar el fotómetro para confirmar que necesitamos abrir aprox. un diafragma (dependiendo de cuánto hayamos alejado los focos).

Si tenéis cualquier consulta, no dudéis en utilizar la funcion "comentarios" de esta entrada.


Próximo capítulo:
3. Control de las fuentes de luz: intensidad y calidad. Parte 1.