domingo, 27 de diciembre de 2009

1-A. Emisores de Luz

(c) Miguel Ángel Muñoz Pellicer / www.photomamp.com

Los dispositivos emisores de luz pueden ser de dos tipos:

1- Emisores de luz continua: se utilizan de forma más habitual en vídeo, pero también pueden utilizarse en fotografía. Son emisores de alta potencia mediante lámparas de incandescencia (cuarzo o halógenas), que emiten una luz dura (unidireccional) o lámparas fluorescentes, también conocidas como “luz fría” por su menor calentamiento y que emiten una luz más suave (multidireccional).

Ventajas de la iluminación continua para fotografía a grandes rasgos (no exhaustiva):

- Resultan más económicos.
- Permiten observar directamente el efecto de la iluminación sobre el sujeto a fotografiar.
- La medición de la luz puede realizarse con el fotómetro (exposímetro) incorporado en la cámara, sin necesidad de utilizar un fotómetro externo de características especiales.
- En el caso de utilizar luz fría: la iluminación obtenida es suave y envolvente, balanceada a 3.200ºK o 5.400ºK, de menor consumo energético y con potencia regulable mediante interruptores o dimmers (dependiendo del modelo).
- En el caso de utilizar lámpara de incandescencia: obtenemos una iluminación dura (que se puede acentuar mediante lente fresnel o suavizar mediante accesorios como difusores o pantallas reflectoras difusoras), balanceada a 3.200ºK y con potencia regulable mediante interruptores o dimmers (dependiendo del modelo). La utilización de accesorios para modificar el haz de luz, resulta a veces complicada por la cantidad de calor generada por los focos.

Desventajas de la iluminación continua para fotografía a grandes rasgos (no exhaustiva):

- En el caso de la iluminación por incandescencia, la generación continua de calor dificulta la manipulación de los focos y resulta problemática en sesiones con modelos, en climas cálidos y para determinados tipos de bodegones.
- Menor rendimiento lumínico (gran parte de la energía consumida, es transformada en calor y no en luz). En objetos estáticos, la menor intensidad lumínica puede compensarse con velocidades lentas de obturación (y el uso de un trípode) para poder obtener diafragmas más cerrados.
- Menor cantidad de accesorios para modificar la calidad (que no la cantidad) de la luz.
- Las lámparas de incandescencia generan un mayor consumo energético (500w, 800w, 1000w, 2000w, etc.) y un menor rendimiento de la energía consumida por la generación de calor. Éste problema se atenúa en el caso de utilizar luz fría: dependiendo del modelo, 220w de consumo en luz fría pueden ofrecer una potencia de luz similar al consumo de 850w con luz de incandescencia (aproximadamente).
- La utilización de luz fría es un caso particular: genera menos consumo y menos calor. Obtenemos una luz suave, pero no podemos modificarla cuando necesitamos una iluminación dura.

NOTA: Las lámparas de uso cotidiano que podemos tener a nuestro alcance también son emisores de luz continua. Sus limitaciones en el uso fotográfico son la baja intensidad para fotografía y la inestable temperatura de color (ésta última, menos problemática con el uso de la fotografía digital).
NOTA: Empiezan a verse nuevos sistemas de iluminación basados en la tecnología LED. Puede que en un futuro cercano se impongan como sistemas de iluminación continua por su bajo consumo energético, ausencia de calor generado, control de la potencia por dimmer y control de la temperatura de color de forma continua desde 3.200ºK hasta 5.600ºK. En la actualidad (2009), siguen resultando costosos, disponen de poca intensidad lumínica (requieren de grandes aberturas de diafragma, por ejemplo f: 2,0 para una distancia de 2,4 m. a 200 ISO) y por tanto, ofrecen poca flexibilidad. No obstante, su evolución puede llegar a sorprendernos en muy poco tiempo. ACTUALIZACIÓN (2011): las limitaciones de los iluminadores LED se han reducido rápidamente. Los paneles con LED permiten trabajar a pulso con aberturas de diafragma accesibles (aprox. f:5,6). Puedes ver una muestra en un taller impartido recientemente, trabajando con el panel LED 1X1 SDV-360 (3400 LUM) de Starblitz:
http://stockphotomamp.blogspot.com/2011/03/workshop-fotopro-arkofoto-iluminando.html


2- Emisores de destello (flash): el flash es la iluminación artificial habitual para fotografía. Las unidades de flash de estudio pueden ser, bien focos conectados a un generador (la potencial total del generador se reparte entre los focos, de forma simétrica o asimétrica) o o bien compactos (cada antorcha lleva su propio generador integrado).

Las características principales para seleccionar el flash o conjunto de unidades de flash más adecuado a nuestro trabajo serían:

- Duración del destello de flash (generalmente más corto al utilizar generador externo).
- Tiempo de reciclado del flash (generalmente más rápido con generador externo).
- Potencia de salida. Medida en Vatios (W) por segundo.
- Durabilidad. (resistencia al calentamiento, transporte, etc.)
- Consistencia de la salida (estabilidad de la potencia de luz y la temperatura de color).
- Flexibilidad (accesorios disponibles, modularidad, transportabilidad, disponibilidad de recambios, etc.)
- Precio (obviamente).

Ventajas esenciales de la utilización de flash para fotografía (no exhaustivo):

- Permite congelar el movimiento con mayor facilidad.
- Permiten previsualizar el efecto de la iluminación del flash sobre el sujeto a fotografiar, mediante la incorporación de luces de modelado, en la mayoría de modelos.
- Mayor aprovechamiento de la energía.
- Mayor intensidad lumínica.
- Menor calentamiento de los focos.
- Mayor variedad de accesorios para modificar la calidad de la luz.

Desventajas esenciales de la utilización de flash para fotografía (no exhaustivo):

- Mayor precio de los equipos.
- Necesidad de fotómetro independiente para medir luz de destello.
- Menor variedad en el rango de lapsos de tiempo (velocidad) para capturar la imagen: limitadas a la velocidad de sincronización en la cámara y a la duración de los destellos según la potencia del flash. Puede fotografiarse utilizando la luz de modelado, pero su intensidad es muy baja. La temperatura de color puede ser poco estable en estos casos, pero la fotografía digital permite corregirla con mayor facilidad.
- Mayor dificultad para trabajar con grandes aberturas de diafragma, cuando necesitamos una profundidad de campo reducida. Al igual que el caso anterior, puede realizarse utilizando la luz de modelado (con una intensidad muy baja). Como veíamos anteriormente, la temperatura de color puede ser poco estable en estos casos, pero la fotografía digital permite corregirla con mayor facilidad.

NOTA: Las unidades de flash de cámara que podemos tener a nuestro alcance también participan de la mayoría de ventajas y desventajas reseñadas para la iluminación de destello. Sus limitaciones son la menor potencia (nomenclada como Número Guía en el caso del flash portátil), y la falta de luz de modelado en la mayoría de casos (salvo alguna excepciones en las que el modelado se simula con una luz estroboscópica del alta potencia). Por contra, una ventaja extra con los modelos más avanzados es la posibilidad de trabajar con los sistemas TTL de última generación. En éstos, la potencia de las unidades y la exposición pueden controlarse automáticamente desde la cámara y, en algunos casos, disponemos de una luz de modelado, para poder previsualizar el resultado.
NOTA: En caso de no disponer de sistemas TTL de última generación, las unidades de flash de cámara pueden utilizarse con un fotómetro externo para medición de luz de destello (flashmeter) y células que sincronicen el disparo de todos los flashes. Su uso puede también combinarse con la iluminación de estudio tradicional.  Éste es un apasionante campo de trabajo, que permite una iluminación de calidad, con resultados sorprendentes, flexible, económica, muy portátil y autónoma. Pero de nuevo, formaría parte de los contenidos de otro curso al que, tal vez, nos dediquemos en el futuro.


Próximo capítulo:
1-B.  Modificadores de la luz. Parte 1.